Hello little world!

Hace ya bastante tiempo que vengo rondando la idea de abrir una pequeña ventana al “ciberdespacio” pero no ha sido hasta la semana pasada, gracias a un empujoncito involuntario de un e-amigo, cuando mis inquietudes se han catalizado en un blog de verdad.

Mientras termino de escribir el párrafo anterior me quedo mirando fijamente el cursor, mis manos dejan de aporrear el teclado y una sensación de nerviosismo se deja mecer en la boca de mi estómago.

Este asunto siempre me ha dado un “algo” a medias entre el respeto y el miedo. Al fin y al cabo, la e-bitácora es una herramienta que se ha puesto en manos de la e-sociedad (*), y que facilita, hasta límites insospechados hasta hace poco tiempo, la publicación de variopintos contenidos de forma más o menos anónima. Pero esta facilidad y ese anonimato no son suficientes… además hace falta tener algo que contar y saber cómo contarlo… y es ahí donde una parte importante de los blogs “patinan”… y no me gustaría que “el mundo está…” caiga dentro de ese saco. Sobre si sé contar las cosas o no, vosotros y vosotras lo diréis…

Respecto al “Qué contar”… Hay tres aficiones que han marcado mi vida desde que tengo uso de razón: la montaña, el mar y, desde que mi amama me regaló un ZX Spectrum, la tecnología aplicada. Y digo esto de “aplicada” porque después de mucho vagabundaje tecnológico y a pesar de ser “100% maquinero” (término utilizado en mi cuadrilla para denominar a todo aquel espécimen que se dedica a la informática), he conseguido entender que la tecnología no es un fin en sí mismo sino una herramienta más al servicio de las personas… y no sirve de nada si no se “aplica” al mundo real de forma útil y con un valor de retorno rápido, por no decir inmediato. Estas tres aficiones me han llevado, casi sin proponérmelo, a una cuarta: viajar. Buscando nuevas montañas, nuevos mares… he ido dando tumbos de un continente a otro mientras me iba cruzando con personas diferentes a mí.

Y ha sido ésta la que me ha proporcionado el poso suficiente para entender que hay muchas formas diferentes de hacer lo mismo… y tan diferentes como válidas. Y ésta, que parece una reflexión que roza la obviedad hasta términos casi ofensivos, me ha llevado a una quinta. Aunque ésta no pueda tildarse de “afición”, creo que es más una actitud que una afición. Y no es otra que observar con los ojos limpios de un niño, arrinconando los prejuicios que hemos ido atesorando a lo largo de nuestras vidas, y mirar con curiosidad lo que nos vamos topando en ese bagabundaje-busca montañas y mares. Esta actitud me ha llevado a toparme con muchas personas, casi todas tan excepcionales como anónimas. Ninguna había ni habrá salido nunca en grandes titulares, en grandes cumbres internacionales G8, G20, Gxx…, no serán campeones del mundo de nada, no tendrán estrellas con su nombre en cualquier avenida del mundo ni tendrán discos de platino en su casa. Nada de eso… sólo personas que cuentan con una sensibilidad, una mirada limpia y una capacidad casi ilimitada de usar la empatía como una forma comunicarse con el mundo y de hacerlo un poco mejor. No son muchos, pequeños por fuera pero grandes por dentro. Personas que se esconden tras nombres como: Elena, Faustino, Curro, Rafa el viejo, Izas, Emeteri, Peter, Mikel, Jaime, Viky, Manu, Sabin… y los últimamente incorporados Pilar, Eva, Xabi y Guiller. Todos estas “pequeñas” personas hacen que el mundo sea un poco mejor… y a pesar de lo que pueda parecer… estoy convencido de que el mundo les agradece su existencia, su esfuerzo y su actitud… por ello el título de este blogcillo. En agradecimiento y homenaje de todos ellos y con permiso de Silvio, por supuesto.

Así pues, solo trato de contar cosas pequeñas, cosas que todos ellos me han ido enseñando desde su sencillez, sin grandilocuencias… en pequeñas “diócesis” como decía mi amama. Muchas de ellas tendrán algo en común con mis cuatro aficiones… otras no, ya veremos.

Querido lector o lectora, si has llegado a leer esta última línea es que puede que yo no escriba tan mal o tú, la opción más probable, es que también cuentes con la curiosidad y la mirada limpia de mis amigos: “los pequeños”. Gracias a todos y todas vosotras… y bien venidas.

(*)Ojo!!! no confundir la e-sociedad (la de los bits) con la SOCIEDAD (la de los átomos), a veces lo olvidamos… pero una parte importante de la SOCIEDAD no dispone en su vocabulario de palabras como Internet, blog, facebook, twiter, ecommerce… ni tan siquiera ordenador, ratón… y que también tienen cabida en este blog.

5BMHYTU86RAH

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Hello little world!

  1. Formiga dijo:

    Bonita redacción! pues si, mi amistad, mi curiosidad y tu estupenda prosa han hecho que lea el texto hasta el final y no solo eso…incluso que deje un comentario! jeje!
    doy mi bienvenida al ciberespacio a este blog y espero leerlo a menudo, así que…a trabajar txo!

    y por cierto… gracias por la parte que me toca en tus menciones especiales…jeje!
    Musutxuuuuuuuuuuuuuuuuuuus!

  2. Txirten dijo:

    Es todo un orgullo pertenecer a tus pequeños. He sentido una gran emoción al leer tus palabras. Te deseo lo mejor en esta tu nueva aventura blogera… la cual no me cabe duda que será todo un éxito de crítica y público.
    Seré uno de tus más fieles seguidores porque nosotros somos Pequeños pero tú …
    ¡¡¡ tú si que eres Grande !!!! Suerte, Crack !!!
    Un abrazo desde el Txirten.

  3. leda dijo:

    Caro amico i tuoi pensieri mi hanno emozionato , grazie per conpartire i tuoi pensieri anche con me …mi sento completamente identificata tra i vari maria carmen genoveffa …che popolano questo meraviglioso mondo e che pur non essendo conosciuti muovono montagne .
    un abbraccio .
    Leda

  4. II dijo:

    Glups!!! Ojala tuviese la suerte de manejarme con las palabras como lo haces tu, ya sabes que yo soy más de escuchar…..

    Como siempre que leo algo tuyo me ha parecido excelente, ya tienes una fiel seguidora…. animo!!!!!

  5. Eme dijo:

    Ciertamente, cuando las palabras toman cuerpo materializamos aunque sea en la brevedad de unas líneas algo de nosotros mismos.
    Felicitarte por tu voluntad de compatir con todos nosotros un parte de ti hecha realidad
    Un saludo y molts ànims.;-))

  6. Asun Ayesa dijo:

    Yo, desde mi pequeño punto de vista, entiendo tus palabras, además me apetece darle al ratón para ver lo que se dice más adelante y es mucho más de lo que hago con los 20 ó 30 blogs que sigo habitualmente.
    Coincido contigo que el mundo está lleno de pequeñas grandes personas, a las que hemos tenido la suerte de conocer, esos tesoros, en muchos casos, son difíciles de encontrar, tú, has tenido suerte.
    Ahora me asalta una pregunta ¿qué tienen los ZX Spectrum?, un compañero de trabajo eligió ser informático en lugar de arquitecto cuando el aparatito entró en su vida… será motivo de otro bonito relato??.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s