Grupos vs. Equipos

Hace varias semanas que comencé a escribir este post. Post que retomo después de los últimos acontecimientos y llamadas generales… y que sigue de rabiosa actualidad.

Hace un tiempo asistí a una reunión en una de las empresas que contamos como cliente, en calidad de invitado-Asistencia Técnica (ese primo de Zumosol al que consultar los problemas que se vayan presentando y que el AT puede responder por haberlos vivido en vidas anteriores). En dicha convocatoria, el equipo directivo de una compañía cliente presentaba “el estado del arte” de varios proyectos de innovación que tendrían, a medio plazo, que llevar a una nueva dimensión empresarial. Una nueva dimensión tanto a nivel cualitativo como cuantitativo. A medida que las diferentes personas intervinientes pasaban por el escenario e iban desgranando los objetivos, conclusiones y futuras acciones de los proyectos que tenían asignados… dos sensaciones frías fueron adueñándose de mi estómago y mi columna vertebral: soledad y tristeza. En ese momento no conseguí identificar la fuente de las mismas. Los mensajes que emanaban de las ponencias eran positivos, el talante de los y las ponentes conciliador e ilusionante… entonces… ¿Qué motivaba la desazón que crecía en mi interior? Durante los siguientes días y bajo el peso de una actividad cuasi frenética propia de esas fechas de cierres de año, de nuevos presupuestos… no volví a dedicar ni un segundo a buscar la explicación del porqué de aquellas sensaciones. Y no ha sido hasta este fin de semana y frente a la quietud de una mañana soleada de sábado cuasi invernal, mientras vagabundeaba por el jardín podadora en mano… en la que han vuelto a aflorar aquellas sensaciones.

En el extremo más occidental, cerca del lugar que suele estar ocupado por la huerta en meses más cálidos y benignos, deambulaba una enorme banda de estorninos. Son aves de pico cónico, amarillo, cuerpo con plumaje negro de reflejos verdes y morados y pintas blancas, ala y cola cortas y patas rojizas, se alimentan en el suelo, metiendo el pico entre la hierba para localizar insectos y lombrices. También picotean los restos de comida y viven sin problemas en las ciudades. Por ser tan adaptable, en muchos lugares se ha convertido en una plaga. En algunas ciudades, miles de estorninos llegan del campo en grandes bandadas por las tardes para pernoctar en los árboles o bajo los puentes, lo cual constituye un espectáculo. Está incluido en la lista de las 100 especies invasoras más dañinas del mundo.

Mientras yo les observaba con cierto desinterés, Katutxo, el gato del vecino, decidió probar fortuna e intentar “beneficiarse” algún que otro estornino para aliviar el hambre matutino. Salió disparado desde su escondite junto a la valla y de un enorme salto se plantó en medio de la bandada de estorninos. Algunos de los pájaros, al percatarse de las intenciones del bueno de Katutxo, emprendieron vuelo con la misma rapidez con que el gato había lanzado el ataque. El resto de sus congéneres, sin saber muy bien qué es lo que estaba pasando, por una simpatía cuasi genética, siguieron el ejemplo de sus compañeros… todos a una como en Fuenteovejuna!!!!. Y fue precisamente esta escena campestre-matutina la que rescató aquellas sensaciones de soledad y tristeza de los días anteriores. Los estorninos comen en grupo, duermen en grupo, vuelan en grupo…viven en grupo… Al hacer su vida de forma agrupada consiguen disfrutar de un mecanismo de defensa, ya que al hipotético atacante le es difícil centrar su atención en un individuo concreto, por lo que las posibilidades de acertar disparando “a bulto” disminuyen en proporción inversa a las de huir de los estorninos. Pero… ¿Qué ocurre cuando un individuo del grupo tiene dificultades para huir?… que el resto de sus “amigos” lo abandonan a su suerte… ¿Qué ocurre cuando hay escasez de alimentos?… que no disponen de estrategia alguna de búsqueda de soluciones alternativas y come el primer estornino que llega. En resumidas cuentas, viven en grupo, pero casi o nada hacen por un bien común.

Por otro lado, otros animales como los leones también viven en manada, pero por el contrario sí colaboran en un bien común: disponen de una estrategia de caza, protegen a aquellos habitantes de la manada más débiles (en especial los cachorros), cuentan con una organización social un tanto feudal… pero organización al fin y al cabo… trabajan en EQUIPO. Los primeros, por el contrario, trabajan en GRUPO.

¿GRUPO=EQUIPO?

Y en esta pseudo-ecuación radicaba el origen de aquella tristeza y soledad que ha originado este post. Nuestro cliente está organizado en diferentes grupos de trabajo, cada uno dispone de un área bien definida de actuación. Algunos pueden funcionar de forma más o menos autónoma, pero otros se ven obligados a colaborar con otros grupos e incluso a desarrollar su actividad de forma transversal, viéndose abocados a interactuar con casi todos los restantes grupos de la compañía. Dentro del seno de cada grupo, y dependiendo del líder del mismo, el comportamiento de las personas que lo integran suele tender a identificarse con los leones y su “modus operandi” basado en la segunda parte de la pseudo-ecuación “EQUIPO”. Pero algo muy diferente ocurre cuando hablamos de la cooperación inter-grupo… En la mayoría de estos casos se identifican más con una bandada de estorninos que con una manada de leones… el concepto de trabajo en GRUPO predomina en detrimento del de EQUIPO.

Mi tristeza emana del panorama al que se enfrentan. Durante los últimos días se han celebrado varios eventos FLL y en todos y cada uno de ellos ha sucedido lo mismo. Llegado el turno de las entrevistas y los cambios de impresiones con la chavalería participante, siempre se les formulaba una pregunta sobre lo que más valoraban de la experiencia. Muchas de la personas entrevistadas coincidían en lo mismo: “…he aprendido a trabajar en equipo…”. Como si fuera un valor añadido!!!! Puede que algún profesor de lengua o matemáticas se vea contrariado por mi siguiente afirmación pero… yo creo que en los colegios haría falta estudiar menos matemáticas y literatura y más empatía y espíritu de trabajo en equipo.

Pero… y ¿el sentimiento de soledad? Aquella situación me retrotrajo a tiempos pasados y a mi tradicional y manifiesta incapacidad de trabajar en GRUPO, habiendo sido una víctima más de aquello de: “… más vale solo que mal acompañado…”. A lo largo de mi carrera profesional no he acostumbrado a encontrar muchos EQUIPOS con los que colaborar… muchas veces he terminado trabajando solo… aunque sería más adecuado decir: “… he terminado trabajando en soledad…”. Por suerte para mí, mi actual compañía está plagada de un numeroso manojo de “leones y leonas” que cuentan con el trabajo en equipo como uno de sus valores fundamentales, y eso hace que sienta un poco menos la “soledad”.

Este post sería totalmente inútil si terminara aquí… el derecho al pataleo es lícito e incluso saludable, pero no sirve para nada si no está acompañado de un plan para la enmienda del motivo del pataleo. La respuesta está en el viento… decía Bob… pero en nuestro caso creo que está en la F1. Desde que Fernando Alonso y Epsilon Euskadi irrumpieron en los noticiosos, como dice Mafalda, la mayor parte de la población domina el mundo de la F1 y nos afanamos en utilizar términos como neumáticos blandos/duros, Kers, conducto f, pit stop, suspensión, discos de freno de carbono… Pero nadie hace referencia a un elemento capital para el funcionamiento de cualquier motor, sea de F1 o no,… el ACEITE. Ese líquido viscoso que sólo sirve para ensuciar los suelos de los garajes y que los mecánicos se empeñan en cambiar cada vez que llevamos nuestro “bólido” al “pit stop” anual. Algo de lo que nadie se acuerda, que hace que todos los engranajes funcionen y que hace su trabajo de forma silenciosa, discreta y sabiendo que nunca saldrá en las conversaciones de la neo-afición de F1. Creo que “líderes en la sombra” y “aceite” deberían figurar como sinónimos en el diccionario de la RAE. Y eso es precisamente lo que se necesita… un buen aceite que lubrique las relaciones inter-grupo y las convierta en supra-equipos.

Hace ya muchas lunas que aprendí que el primer y más importante cliente de una compañía no es otro que las personas que la integran y las que consiguen que ésta sea lo que es… y por ello creo que esta labor de lubricar los engranajes debería recaer en manos de ese personal muchas veces anónimo y que no figura en los organigramas con letras gordas ni se esconde bajo rutilantes títulos o despachos.

Podría dedicar el resto del post a hablar más sobre el aceite, pero voy a dejar a Serendipia que lo haga… no creo que yo pueda hacerlo mejor.

Be oil my friend!!!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Empresas, Personas, pymes. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Grupos vs. Equipos

  1. apomares dijo:

    Muy buen post! Felicidades

  2. Izas dijo:

    Curioso, desde mi punto de vista, trabajar en grupo no es más que pedir y dar sin ningún tipo de objetivo común sino más bien un objetivo personal del tipo “no me des mas la bara”, trabajar en equipo significa tener un objetivo y una motivación común, muchas veces es dificil llegar a ello dado que requiere un esfuerzo que quizás a corto plazo no repercuta en la medida en la que el individuo desea, la cuestión del trabajo en equipo esta en el medio y largo plazo, es ahi donde los beneficios y las recompensas(mayores siempre que en el trabajo en grupo) se vislumbran.

  3. Leda dijo:

    Eres Un PoetA! Un abrazo que tengas un feliz Dia!!!

  4. aitoRR dijo:

    Bakio Jauna,

    Leyendo tu post he llegado a pensar: “…este hombre y yo hemos trabajado en la misma empresa…” pero luego reflexionando un poco me he dado cuenta de que esto ha sido la realidad de todas las empresas por las que he pasado.

    Gracias por tu aportación, me hace reflexionar y pasar un rato ameno. Lo dicho: “QUIEN TIENE UN EQUIPO, TIENE UN TESORO!!!”

    Ondo izan

  5. Pingback: Bitacoras.com

  6. guiller dijo:

    Me ha recordado tu post las imágenes de la manada de lobos cazando juntos en “El Hombre y la Tierra”, que me acompañan desde niño.
    También el liderazgo invisible es una idea que me ronda, aunque es difícil de ver ; )
    Es lo que tiene el aceite: cuando entras en un taller y ves aceite por todas partes, mal asunto: si funciona bien, nadie lo ve. Salvo en el indicador de presión del aceite, eso daría para otro post…

  7. Bakio dijo:

    Hola jóvenes:
    Muchas gracias @serendipia por tus ánimos. Mis únicos conocimientos sobre estos asuntos, y muchos otros, se basan en la experiencia y en la observación… autodidacta y artesano… así que tu comentario me hace doble ilusión. Primero porque te haya gustado y segundo porque viene de alguien versado y reputado en la materia

    Con @Izas no puedo estar más de acuerdo… creo que, en definitiva, uno de los pilares en los que se basan los “equipos” es la generosidad… te dejo un refrán marinero…
    “… larga escota marinero
    y dale camino al velero,
    que nunca llegó primero
    quién de escotas fue usurero…”

    @Leda, mi incondicional “principessa”, gracias por tus ánimos y vítores… me animan a seguir en esta e-aventura de los pequeños.

    @AitorRR, ciertamente no hay empresa perfecta. Si la hubiera todo el mundo querría trabajar en ella y las personas agraciadas en el intento nunca la abandonarían en busca mejoras horizontes… pero no hay compañía de la que la gente no se dé de baja, verdad? De todas formas creo que lo importante es crear-encontrar tu propio “equipo” dentro de la misma y contribuir, en pequeñas diócesis (como decía mi amama), a lubricar su funcionamiento.

    @Guiller. Tus “alembranzas” me llevan a otra reflexión y a otra imagen. Una manada de lobos (equipo) atacando a un rebaño de ovejas (grupo)… y a un pastor primando la supervivencia de un grupo frente a un equipo por intereses económicos… intereses frente a principios… una lucha tan ancestral como desigual…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s