Nkosi, sikelel’ i Afrika (y II)

… La cuestión no habría pasado de tener un exótico-amigo sudafricano si no fuera porque Peter era Peter… Una persona de esas que tienen un corazón tallado en madera noble, unas manos recias prestas para el trabajo y a la acción, pero siempre dispuestas para un apretón o un abrazo. Todo ellopeter gobernado por un cerebro inteligente cimentado en férreos principios de igualdad, empatía y amor a partes iguales. Un mucho más que digno discípulo de Mandela y alguien que, sin proponérselo y desde su humildad, me cambió para siempre.

Muchos fueron los momentos que compartimos. Algunos, como la mismísima liberación de Mandela o la caída del muro de Berlín, quedaron inscritos en la historia reciente. Otros, los más, en nuestra propia historia personal. Poco a poco fui entendiendo qué era aquello del ANC, Mandela, Apartheid, sus valores y principios, el uso de la empatía y la no violencia como armas con sus adversarios, que no enemigos, para vencerlos pero sin acorralarlos y dejarles siempre una salida honrosa. Una lucha pacífica, insistente e impenitente, sabedora de estar en posesión de una parte importante de la razón y la verdad… pero de éxito incierto si no se consigue integrar la otra parte de razón y verdad propiedad de sus adversarios y futuros compañeros y vecinos. Y sabiendo, sobre todo, que es una carrera de fondo y a fondo, en la que corredores y corredoras de varias generaciones deberán prestar su relevo antes de llegar a la meta final. Un pequeño pero innovador y rotundo documento, escrito en el año 1955, aunque hoy en día de rabiosa actualidad, recoge todo esto mucho mejor de lo que yo pueda explicarlo nunca: “Carta de Libertad”.

Uno de aquellos momentos que creo que recoge muy bien quién y cómo era Peter y que me gusta compartir y recordar con cierta frecuencia… arranca en el momento en el que la beca-estancia de Peter tocó a su fin y tuvo que volver a Rugby, en el que desempeñaba la labor de profesor de matemáticas.

Peter disponía de un viejo pero robusto “205” al que se refería como “Digg” y decidió “dar un rodeo” antes de volver a casa y visitar, por carretera, a un amigo que vivía en Zúrich. El itinerario era algo así como: Lisboa-Madrid-Barcelona-Zúrich-Calé-Dover-Rugby. Decidí acompañarlo durante la primera etapa, Lisboa-Madrid, aligerar un poco su “excursión” conduciendo unos cuantos cientos de kilómetros y durmiendo en Madrid en casa de mi buena amiga Elena. Peter abatió el asiento trasero y metió en aquel “205” todo lo que tenía… y lo hizo sin embalar ni empaquetar nada. Resultado: Un coche lleno hasta los topes de infinidad de objetos variopintos y sin aparente orden ni concierto, más propio de un mercadillo que de un traslado. De esta guisa llegamos a Madrid. Ya era tarde, serían algo más de las 0:00, cuando aparcamos en la calle cerca de “Cuatro Caminos” y su intención era salir sobre las 6:00 hacia Barcelona. Elena acudió a nuestro encuentro a pié de aparcamiento y se quedó “ojiplática” con el espectáculo. Nos dijo que aquello no podíamos dejarlo así toda la noche: un coche repleto de cosas, aparcado en la calle, en el centro de Madrid y durante toda la noche… no iban a quedar ni las raspas a la mañana siguiente. Nos miramos y pensamos:

… no hay nada empaquetado, tendríamos que hacer unos 20 viajes para vaciar el coche y la casa de Elena estaba a unos 10 minutos de allí.

Total=(10 min/ida+10 min/vuelta+2 min de carga/descarga)*20 viajes= Más de 7 horas

Otras 7 para volver a llenar el coche, y Peter quería salir al filo de las 6:00… No salían las cuentas”

Decidimos entonces coger solamente lo que nos pareciese de mayor valor y minimizar el imparto del seguro-robo. Elena cogió un enorme radiocasette pensando que podría ser una de las cosas que primero llamara la atención a los “cacos”. Yo eché mano de la guitarra de Peter, no era nada especial pero sí que era una de sus posesiones más valoradas, queridas y aporreadas. Peter se quedó mirando el coche detenidamente, abrió la puerta, se metió dentro, y después de unos cuantos minutos buceando en aquella prendería, salió con un viejo cuaderno de tapas rojas en sus manos y se dispuso a cerrar el coche con llave… Elena y yo nos miramos, nos encogimos de hombros e interrogamos a Peter sobre el valor de aquel cuaderno rojo. Él nos devolvió una sonrisa y nos explicó que en aquel cuaderno estaba todo lo que realmente le importaba… Los nombres, direcciones y teléfonos de sus seres queridos. Para Peter todo estaba claro… Lo único realmente importante son las personas y luego, a mucha distancia, las cosas. Y lo mejor de todo… es que lo llevaba a la práctica sin peros ni paras, a pesar de que más de una vez fuera en contra de sus propios intereses o su cuenta corriente.

Valores y compromisos como el de Peter tenían su reflejo en aquel ANC, su líder y su “Carta de Libertad”.

Estoy triste… Aquel ANC del que me enamoré, aquel proyecto de las personas y para las personas que me sedujo, aquella Sudáfrica que me había hecho creer en un futuro mejor para todos y todas… Ya no existen y solo quedan en mi recuerdo y en el de aquéllos y aquéllas, como Peter, que lo vivieron en primera anc_flagpersona. Gracias esto del “ciberdespacio” y después de muchos años he vuelto a establecer contacto con Peter. Ahora vuelve a tener pasaporte sudafricano, vive en Johannesburgo, se casó con su novia de entonces, tiene dos hijas y dirige una de las publicaciones sobre soldadura referentes en el sector… y también está triste… muy triste… con más razón que yo, ya que él vivió todo aquello en primera persona y vive la actual Sudáfrica cada vez que se levanta cada mañana.

Os dejo un par de Links para vuestro disfrute y curiosidad. El primero recoge la letra de la canción: “Nkosi Sikelel’ iAfrika” que da título al presente post, se constituyó, durante la época del apartheid, en el himno de aquellas gentes que lucharon por un futuro mejor. El segundo apunta a un ficherillo de audio de la misma canción, una grabación realizada en uno de los encuentros clandestinos del propio ANC durante los tiempos más duros de la represión. Por cierto… su título significa: “Dios bendiga a África” en idioma xhosa.

Aquellos encuentros terminaban cuando la persona que lo estaba coordinando gritaba: “Amandla!!!” (poder) y el resto de los asistentes respondían con un “Awethu” (con nosotros) al unísono… Os dejo con una versión mucho más nuestra de aquel grito y de lo que representa, con la esperanza de que la lista de personas que mencionaba al principio siga nutriéndose de más “Reparadores de Sueños” y Peter y yo podamos sentirnos un poco menos tristes:

Jo Ta Aportu!!!!!

Nkosi Sikelel´i Maisu!!

Goian bego Madiba!!

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Ciencia, cine, Esperanza, Innovación, Música, Personas, Tecnología, Viajes. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Nkosi, sikelel’ i Afrika (y II)

  1. elena dijo:

    Que dirían ahora mis hijas si me vieran con un radiocaset en la mano !!!

    Me consta que sigue habiendo reparado res de sueños en pequeñas redes de trueque, de productores y consumo ecológico, organizando escuelas libres, por la renta básica… muchas pequeñas personas anónimas que hacen inmensos avances por cuanto su trabajo es contracorriente lo que convierte en si el esfuerzo en un avance… me consta que esa gente esta cerca y que todo aquel que quiere la encuentra …
    Seria un placer volver a veros, a ambos, con mas canas y mas ganas…amandla awathu

    • Bakio dijo:

      Cierto, eso nos salva… los pequeños reparadores de sueños que a pesar del panorama siguen batallando día a día… pero el panorama están desolador…
      Esto le escribí a Peter después de conocer el fallecimiento de Mandela y antes de escribir los dos últimos posts del blog…
      :-**

      Hi “amigo”:
      Yesterday night I read the news about the death of our beloved Madiba.
      I’m sad … I have the feeling that Mandela represented the little that remains of that dream now devised nearly 25 years ago.
      A dream, that despite not having been made, still lives on us and I don´t give up it will some time see the sunlight .
      Our 3-year old daughter, Iratitxu, has learned the first verse of ” Nkosi Sikelel ‘ iAfrika;”. She does not understand anything she sings, does not know what Africa is or where it is… but she sings it and that helps me not forgetting.
      Not forgetting a commitment I made to myself a long time ago. A commitment that I undertook to contribute to make this world better.
      I’ve given up my effort will result in major changes or major revolutions that make people and society change.
      So now I concentrate my energies in a small but beautiful project, at the same time ambitious and complex … and it’s no other than Iratitxu becomes a better person than Elena and I have been or ever dreamed of being, and that she manages to be happy without refusing to be herself.
      I must confess that after 25 years … there isn´t a day that I do not remember our stay in Lisbon and the experiences we shared.
      I have to thank you because thanks to you and to what you taught to me, I’m a better person and I’m more in peace with myself than I ever dreamed before.
      Nkosi Sikelel ‘ iMadiba
      Amandla!!
      : ****

  2. Pingback: Nkosi, sikelel’ i Afrika (I) | El mundo está a favor de los pequeños…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s