Nundik?… Nora?

Ya hace poco más de un año que decidí zarpar y hacerme a la mar. Dejar un puerto que me había acogido durante los últimos 14 años. Un puerto y 14 años en los que he crecido, he reído, he llorado, he soñado, he caído, me he levantado, me he ilusionado, me he desilusionado y vuelto a ilusionar muchas veces… Un puerto y 14 años que me han permitido vivir… y lo que es más increíblementecarta_bizkaia mágico… crear vida.

Lo cierto es que sentía que mi etapa en puerto estaba llegando a su fin y que era el momento de largar amarras, izar velas y navegar buscando nuevos horizontes… y así lo hicimos. Nuestro cuarto de derrota contaba con cartas náuticas que cubrían los 7 mares, 7 mares repletos de calmas y tempestades, de Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades… pero en ninguna de ellas teníamos marcada nuestra futura derrota… Hoy en día, sobre nuestra mesa de cartas, descansa una en concreto y sobre ella hemos trazado nuestro camino. Un camino, con forma de plan de negocio, marcado a lápiz, por aquello de poder borrarlo y recomponerlo una y otra vez, flexibilidad que llaman, pero sin perder nunca de vista nuestro puerto de destino… y hacia él vamos mientras fabricamos nuestra propia primavera. El nombre de nuestro barco, “Nundik”, nos recuerda de donde venimos y a todos aquellos a los que tenemos que agradecer el estar donde estamos. Ya hace unos cuantos inviernos, otro “Nundik” nos precedió en nuestra singladura y fue su patrón el que consiguió enhebrar las palabras precisas para explicar lo que nos guía en nuestra nueva travesía.

Intimidades

Sabin de Uriarte

Miembro AMA, IEEE, ASQ

Mis verdaderas confidencias las discuto con ese individuo que, cada mañana, se afeita al otro lado del espejo de mi cuarto de baño. Coincidimos en casi todo. Menos la raya del pelo. Él la lleva a la derecha. Yo, a la izquierda. Somos de la misma quinta. Hicimos aquella “mili” juntos. De la que no salimos militares, ni traumatizados. A algunos les quitaron el pelo de la dehesa y despabilaron. A otros les bajaron los “humos”. Aunque creo que todos perdimos el tiempo. Le veo a él más maduro. Sobre todo, ciertos días. No es que hablemos mucho. Pero los dos sabemos qué piensa el otro. Sin duda, nuestras perspectivas tienen ángulos distintos. Como “socios” nos reconocemos una sola virtud: lealtad. Y ese par de síndromes no patológicos: curiosidad insaciable y capacidad de síntesis. Generalmente, nos entendemos. Siempre, nos complementamos.

La peripecia de la vida me ha acostumbrado a que, cada vez que propongo un proyecto o solución poco ortodoxa, me digan que no se puede hacer. Sé bien que quieren decir que, con su forma de pensar, ellos no saben hacerlo. Obviedad. El del espejo suele ser más drástico: “Llevan anteojeras y no habláis de lo mismo. Ahora vamos a ver cómo lo hacemos”. Con una visión diferente, sin obcecarnos en lo trillado, hemos resuelto no pocos asuntos “imposibles”. Para mi “compa” es esencial dejarse de estereotipos, aforismos y redichos. Que la gente usa para no tener que pensar. Esas cosas, como la democracia y el marxismo, son una trampa. Parten de la misma falacia. Como nos parecemos algo, todos somos iguales. Nada hay más falso. Todo planteamiento humano tiene una identidad propia. Convertirlo en realidad es cosa personal. Como los zapatos. Primero es la talla. Cada uno tiene la suya. El estilo se acomoda al entorno y la ocasión. Hay botas, calzado urbano, sandalias, deportivos, etcétera. La talla es condición fija. Como son el conocimiento y recursos económicos en cada proyecto o iniciativa humana. En este caso, su estilo lo condiciona el escenario local social, mercantil, político y de gestión. A menudo, lo decisivo está en entender, saber navegar y dominar las claves del sentir e interés de las personas con que tratamos. No siempre decide el que parece. Ni es banal un cumplido o flor silvestre a una secretaria atareada. Ese arte se llama empatía. Es pariente de la solidaridad. No tiene efectos secundarios perniciosos. Hay otros trucos más taxativos. Pero con pena de cárcel. Cuando todos van de traje y corbata es difícil saber quien es ave y quien reptil. Tercamente, muy pocos dedican el mismo tiempo a sazonar el estilo de gestión de sus proyectos, como a lograr conocimientos y recursos que los apoyen.

Para quien desde joven trota mundos, con las orejas bien tiesas por la curiosidad, es natural descubrir que nadie somos el mundo. El que logra abrir los ojos, pronto encuentra y acepta a ese mundo como una ingente multitud de gentes, razas, culturas, filosofías, modos de vida y criterios dispares. Donde todos tienen razón y todos están equivocados. Según la referencia y perspectiva de quien mira desde fuera. No de lo que hagan ellos. Es más comprensible en lo internacional. Pero, eso sucede en toda comunidad, por pequeña que sea. Es una visión casi imposible para quien se ha formado en un espacio de cultura más restringida, casi siempre endogámica. Sea aquí o en las tierras remotas de los Guayma y Chorotegas. Viajar, hoy viaja cualquiera. Ataviados con todos los guías y estereotipos del caso. Abrir los ojos exige, es condición indispensable, llevar tiesas las orejas. Menos folletos turísticos. Más aprender de la vida por uno mismo. Sólo así funciona. Bob Hope decía de los americanos que llevaban radio a los partidos de fútbol para que les digan qué era lo que estaban viendo. El problema es ese. Quien no lee para aprender lo que debe saber es como si no supiera leer. Repetir lo que se oye o dicen, sin razonar para saber, es como ser irracional. Eso hacen las loritas. Cuando la tierra tiembla o azota un desastre meteorológico, se quedan mudas. Se les caen las plumas. Como a muchos a mi alrededor.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Ciencia, comercio, Empresas, Esperanza, Innovación, Mar, Personas, pymes, Tecnología, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nundik?… Nora?

  1. Pingback: Onda Vasca – Nunca Serás Tan Joven | El mundo está a favor de los pequeños…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s